Evangelio Meditado Jueves 06 de febrero 2014

Publicado por en Feb 6, 2014 en Noticias | Comentarios desactivados en Evangelio Meditado Jueves 06 de febrero 2014

Evangelio Meditado Jueves 06 de febrero 2014

 

El Santo de hoy
Pablo Miki y compañeros, Santos y MártiresEl Santo de hoy
Mártires de Japón, 6 de febrero

Hoy también se festeja a:
Amando de Maastricht, Santo
Pedro Bautista Blásquez
Mateo Correa Magallanes, Santo
Francisco Spinelli, Beato
Alfonso María Fusco, Beato

Autor: Luis Jesús Rodríguez | Fuente: Catholic.net
La misión de los apóstoles
Marcos 6, 7-13. Tiempo Ordinario. Ser cristiano es vivir según los mandamientos de Cristo y además ser misionero para transmitir a todos los hombres su mensaje.
La misión de los apóstoles

Del santo Evangelio según san Marcos 6, 7-13

Y llama a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus inmundos. Les ordenó que nada tomasen para el camino, fuera de un bastón: ni pan, ni alforja, ni calderilla en la faja; sino: «Calzados con sandalias y no vistáis dos túnicas». Y les dijo: «Cuando entréis en una casa, quedaos en ella hasta marchar de allí. Si algún lugar no os recibe y no os escuchan, marchaos de allí sacudiendo el polvo de la planta de vuestros pies, en testimonio contra ellos». Y, yéndose de allí, predicaron que se convirtieran; expulsaban a muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Oración introductoria

Señor, tú has querido llamarme a ser cristiano, no sólo para estar contigo, sino también para enviarme a predicar tu mensaje a los hombres y mujeres con quienes me encuentre. Te pido en esta oración por las familias cristianas para que sean un verdadero testimonio para el mundo.

Petición

Señor, haz que te conozca más profundamente para amarte más y transmitirte mejor.

Meditación del Papa Francisco

No procurarse ni oro ni plata, ni dinero en sus carteras dice Jesús a los apóstoles, enviados a proclamar el Reino de Dios. Un anuncio que el Señor quiere que hagamos con simplicidad. Esa simplicidad que da paso a la fuerza de la Palabra de Dios, porque si los apóstoles no habrían tenido confianza en la Palabra de Dios, tal vez hubieran hecho otra cosa. La palabra clave del encargo dado por Jesús: «Han recibido gratuitamente, denlo gratuitamente». Todo es gracia y cuando lo que queremos es actuar en un modo en que la gracia es dejada un poco de lado, el evangelio no es eficaz: La predicación del evangelio nace de la gratuidad, del asombro de la salvación que viene, y aquello que me dieron de forma gratuita, tengo que darlo de forma gratuita. Y desde el inicio aquello fue así. San Pedro no tenía una cuenta bancaria, y cuando tuvo que pagar impuestos, el Señor lo envió al mar para pescar y encontrar la moneda dentro del pescado, para pagar. Felipe, cuando se encontró con el ministro de Economía de la reina Candace, no pensaba, “Ah, bien, hagamos una organización para sostener el evangelio…” ¡No! Él no hizo un “negocio” con él: sino que le predicó, bautizó y se fue. (S.S. Francisco, 11 de junio de 2013, homilía en misa matutina en capilla de Santa Marta).

Reflexión

La llamada de Cristo a la fe no es una llamada estática, es una llamada a conocerlo cada vez más para transmitirlo mejor. Ser cristiano no significa sólo vivir según los mandamientos de Cristo, significa además ser misionero para transmitir a todos los hombres su mensaje, que es un mensaje de paz. Sin embargo, esta proclamación del mensaje de Cristo debe respetar la libertad de los hombres de acogerlo o no.

Propósito

Ofrecer mis actividades del día por el familiar que vive más alejado de Dios.

Diálogo con Cristo

Jesús, haz que viva mi vocación de cristiano fielmente, no apegado a las cosas materiales, sino buscando en todo tu mayor gloria. Haz que cumpla mi vocación de evangelizador en el lugar donde Tú me has puesto en esta vida. Te pido que mi familia viva cada día más unida a Ti, y así podamos un día todos gozar para siempre de Ti y de tu Madre Santísima.

“La muerte y resurrección de Cristo son el corazón del cristianismo, eje y soporte de nuestra fe y motivo de nuestra alegría” (Benedicto XVI, Audiencia, 19 de mayo de 2010)

  • Preguntas o comentarios al autor
Luis Jesús Rodríguez
ID); ?>