Meditación del Viernes 11 de Julio de 2014

Publicado por en Jul 11, 2014 en Noticias | Comentarios desactivados en Meditación del Viernes 11 de Julio de 2014

Meditación del Viernes 11 de Julio de 2014

 

14ª semana de tiempo ordinario

Liturgia de las Horas: 2da. Semana del Salterio
Color: Blanco
El Santo de hoy
Benito de Nursia, SantoEl Santo de hoy
Abad, Patrón de Europa y Patriarca del monasticismo occidental, 11 de julio

Hoy también se festeja a:
Olga de Kiev, Santa
Marciana, Santa
Pío I, Santo
Otros santos y beatos

Autor: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net
Nostalgia de los cuartos vacíos
Se han ido con un equipaje, lleno de todo aquello que con amor les fuimos transmitiendo, en su corazón y en su mente.
Nostalgia de los cuartos vacíos

Hoy Jesús, traigo nostalgia en el alma.

Hoy Jesús, mis ojos traen vaho de lágrimas, porque hay demasiado silencio en mi casa y he venido aquí para que postrándome a tus plantas sienta el consuelo de tu entrega, también de tu desprendimiento a tantas cosas con la única resolución de hacer la voluntad de tu Padre. Y me detengo un momento a pensar …¡ cómo hiciste el corazón de la mujer, como hiciste el corazón de las madres!. Y hoy te vengo a contar todos mis pensamientos, sentimientos y nostalgias….

La mujer está en la política, en la ciencia, en la comunicación, pero su esencia de mujer no la ha de perder así como tampoco su ternura, su sensibilidad y el percibir las cosas de manera diferente al hombre. Esto tiene relación con el hecho de cómo sentimos las madres cuando los hijos se van. Los padres lo asumen de distinta manera y las horas fuera del hogar los distraen y los confortan.

Las mujeres cuando nos convertimos en madres, pasamos por etapas diferentes: la espera, los hijos pequeños, los hijos en la adolescencia, los hijos jóvenes y cuando los hijos se van. Suena esto a título de película, pero esto es lo que en estos momentos nos ocupa y atañe. Cuando los hijos se van.

Los hijos se van por diferentes motivos. Porque se casan, por el trabajo, por lo estudios, en fin, por el motivo que sea, pero llega un tiempo en que se van. Parece que aún oímos las risas, las conversaciones, las discusiones, el teclear de la máquina de escribir o de la computadora ya muy entrada la noche para entregar un trabajo al día siguiente en la Universidad. Un suéter, un zapato, varios cuadernos dejados en el sitio más inverosímil de la casa… Sus habitaciones no con el orden que hubiésemos deseado y que siempre pedimos inútilmente, el retrato del novio o de la novia… Calor y color por todas partes, ruido, música, VIDA.

La casa tuvo las habitaciones destinadas a ellos y se fueron transformando con el paso de los años. Cuartos infantiles primero: muñecos de peluche en las repisas y en el suelo, un elefante, una avestruz, una pelota, un barco, un osito, una muñeca, un avión. Después… fotografías, póster, banderines del equipo favorito, libros, revistas, etcétera. Movimiento de entradas y salidas, llamadas telefónicas de larguísimas conversaciones… En los fines de semana el vestido de noche sobre una silla y el silencio de un profundo sueño juvenil en las mañanas de los domingos.

Esos cuartos ahora están vacíos. Muy en orden, con el orden que tantas veces predicamos y que ahora nos duele. Quietos, callados. Entramos en ellos con pasos quedos, quién sabe por qué y recorremos con la vista las camas con sus colchas impecables, todos los rincones… todo está en orden, todo está bien. Levantaron el vuelo. Se fueron del nido. Se fueron del nido que los cobijó por años. Nosotros, sus padres, los enseñamos a volar y se fueron.

Van a volver pero nada será igual. Regresarán hombres y mujeres forjados en el diario vivir. Con sus vidas propias y manejadas a su manera. Están comenzando la más seria y profunda experiencia, igual que nosotros lo hicimos.

Tenemos que retirarnos de la presencia activa en sus vidas y pasar a ser la parte contemplativa de sus existencias y sus proyectos. Se han ido con un equipaje, lleno de todo aquello que con amor les fuimos transmitiendo, en su corazón y en su mente. Muchas de “esas cosas” estarán dormidas hasta que ellos sean padres… Llevan como escudo, para todos los infortunios que la vida les depare, su fe en Dios y su amor a Él. Los forjamos en el deber y en el afán de la excelencia para emprender toda clase de experiencias y sabrán dar amor porque amor les dimos.

En el abrazo se llevan nuestro corazón, pero después abrimos los brazos y los vemos partir…para que la VIDA los reciba.

Los recuerdos son de “otros tiempos”. La nostalgia es el presente de los cuartos vacíos.

 

Autor: P. Jorge Loring S.J. | Fuente: Catholic.net // Editorial Spiritus Media
400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (3)
Un homenaje al firme apologista, sus 400 respuestas a preguntas que usted puede hacerse sobre la doctrina católica, presentado en breves publicaciones semanales. (Preguntas 17-24)
400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (3)
400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (3)

17. HIJOS DE DIOS

¿Por qué si somos hijos de Dios, nos convertimos en el bautismo en “hijos adoptivos de Dios”? Me parece un poco confuso. ¿Podría aclarármelo?

Se puede ser hijo de Dios de dos maneras.
a) Hijo natural, con la misma naturaleza de Dios. Esto es exclusivo de Jesucristo.
b) Hijo adoptivo, porque Dios nos acoge como hijos. Así lo somos nosotros.

18. SUFRIMIENTO DE DIOS

Si Dios es feliz, ¿cómo puede sufrir con nuestros pecados?

Juzgamos a Dios a modo humano, y Dios es otra cosa. El que nosotros no sepamos unir estas dos cosas no significa que no sean una realidad. Si a Dios no le afectaran nuestros pecados sería porque no nos ama. A toda persona que ama le afectan las ofensas de la persona amada.

19. ¿DIOS CASTIGA?

Estimado P. Jorge Loring, la paz de nuestro Señor esté en su corazón. Soy un sacerdote peruano que vivo en Colombia. Me eduqué en Perú con los jesuitas. Deseo que me aclare una pregunta pues no tengo muy clara la respuesta. Dios no castiga. Es amor misericordioso. Tampoco Dios es cómplice del pecado ni es injusto. ¿Cómo entender lo del castigo de Dios ante el mal que se hace voluntaria y deliberadamente? Si es un Dios Misericordioso y no castigador. Mil gracias.

La expresión “castigo de Dios” es bíblica. No hay que tener miedo en emplearla, pero sin olvidar que Dios es misericordioso y perdona siempre al arrepentido que tiene propósito de enmienda. Pero al obstinado en su pecado, Dios le castiga, pues es justo.

20. CASTIGO DE DIOS

Le escribo porque tengo algunas dudas que espero usted me pueda aclarar.

La primera es saber si Dios castiga. Yo era de la opinión de que Dios no castigaba sino que probaba a los hombres en la fe, pero una persona (que no es católica) me aseguró que Dios sí castiga. Yo quisiera saber la posición de la Iglesia al respecto.

Otra duda que tengo es sobre el Ángel de la Guarda. Yo quisiera saber si él siempre está al lado de cada persona.

En Jesucristo predomina la misericordia. Pero el perdón de Dios no es posible sin arrepentimiento. El que rechaza a Dios, él mismo elige su castigo. Mejor que decir que Dios les castiga, yo diría que ellos se castigan a sí mismos al rechazar a Dios.

Sobre el Ángel de la Guarda: se deduce de la Sagrada Escritura que todos tenemos un ángel que nos protege.

Hablando de los ángeles dice el Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica: “Son criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales”[1].

“Jesús menciona a los ángeles como seres reales y activos”[2]. Por eso la existencia de los ángeles es dogma de fe[3]. Fue expresamente definido por el Concilio IV de Letrán[4].

“La existencia de los ángeles está testimoniada por innumerables pasajes de la Sagrada Escritura, si bien es poco lo que se conoce de sus funciones y naturaleza. Son “mensajeros” de Dios en momentos extraordinarios de la Historia de la Salvación. Conocemos algunos nombres relacionados con la función para la que son elegidos, como los de Miguel, Rafael, Gabriel”.

Se da por entendido que son muchísimos en número distribuidos en jerarquías: el Antiguo Testamento habla de Querubines y Serafines; el Evangelio de Ángeles y Arcángeles; y San Pablo de Tronos, Dominaciones y Potestades.

Fueron sometidos a una prueba. Algunos sucumbieron por haberse declarado en rebeldía contra Dios: son los demonios que fueron condenados al infierno. Desde entonces su existencia parece concentrarse en odiar a Dios y en tentar a los hombres[5].

Entre los ángeles buenos, está el llamado “Ángel de la Guarda”, que Dios da a cada hombre en este mundo para conducirle por el camino del bien[6].

“Se deduce de la Sagrada Escritura, según interpretación de los Santos Padres, que Dios ha dado a cada hombre un ángel para su particular defensa y protección”[7].

Dice la Biblia: “Dios te ha encomendado a sus ángeles para que te guarden en todos tus caminos”[8].

En el Evangelio[9] encontramos este testimonio: “Dijo Jesús: “mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños, porque en verdad os digo que sus ángeles ven de continuo en el cielo la cara de mi Padre””[10].

21. DIOS VENGATIVO

Querido Padre Jorge. Soy lector suyo, y me han hecho esta consulta y no sé muy bien cómo responderla. He escuchado sus videos y por ahí escuché algo sobre el castigo. Según mi humilde entender, a veces Dios castiga en la tierra a los hombres buscando su corrección y santificación, tal como lo haría un padre. Y, según también entiendo, el castigo-vindicación, es decir, la venganza por los pecados que no fueran redimidos por Cristo, vendrá tras esta vida en el infierno. En principio (no sé si decir “en principio” o “en general”), Dios no aplica un castigo-vindicación a los que estamos en la tierra. ¿Es correcto esto así expresado? Dentro de esto mismo, ¿tiene alguna idea de qué es lo que se quiere decir con la expresión “Dios no es un Dios castigador” (aunque castiga, añado yo). ¿Qué piensa usted? Espero no incomodarlo.

1.- Dios no es vengativo.
2.- “Castigo de Dios” es un modo de hablar antropomorfo. Estaría mejor decir “medicina de Dios”, pues lo que hace es siempre en bien nuestro.
3.- Y al infierno no nos mandó Dios, lo escogemos nosotros al pecar voluntariamente.

22. LA IRA DE DIOS

Hola P. Loring. ¿Por favor podría explicarme la diferencia entre la ira de Dios y la ira humana?

La ira de Dios es un modo de hablar antropomórfico. Dios no se enfada. Pero castiga al pecador que no se arrepiente.

23. LOS ARCÁNGELES

Tengo dos dudas: ¿Cuáles son los nombres de los siete arcángeles? Y ¿por qué siempre el nombre de éstos terminan en “el”? (Gabriel) (Miguel) etc.

No sé los nombres de los siete. Sólo sé los tres conocidos. Su terminación en “el” es una alusión a su conexión con Dios. EL era uno de los nombres que los hebreos daban a Dios.

24. LA METAFÍSICA

Buen día Padre. Quisiera que me explicara qué es eso de la Metafísica y también por qué la reencarnación no va con el cristianismo. Le aclaro que yo no creo en la reencarnación, pero no sé cómo rebatir a los que sí creen en eso, y también en lo otro, en la Metafísica, que realmente no sé su significado. Le agradezco mucho.

La Metafísica es una parte de la Filosofía. Se llama así porque trata de ideas que van más allá de la Física que trata de cosas materiales. La reencarnación va contra la Biblia.

______________________________

NOTAS:

1 Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, no. 330.
2 LEON-DUFOUR, S.I.: Vocabulario de Teología Bíblica, Voz “ángeles”. Ed. Herder. Barcelona.
3 MICHAEL SCHMAUS: Teología dogmática, no. 118. Ed. Rialp. Madrid.
4 DENZINGER: Magisterio de la Iglesia, n. 428. Ed. Herder. Barcelona.
5 Evangelio de SAN MATEO, 13:38s.
6 Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, no.336.
7 FELIPE CALLE, O.S.A.: Razona tu Fe, XIV, 3. Ed. Religión y Cultura. Madrid.
8 Salmo 91:11.
9 Evangelio de SAN MATEO, 18:10.
10 Libro básico del creyente hoy, II, 3. Ed. PPC. Madrid, 1970.

ID); ?>